Plantas para combatir el dolor y neuralgia

DOLOR Y NEURALGIA

 

Estas plantas analgésicas actúan tanto por via interna, cuando son ingeridas, como por via externa, cuando se aplican localmente sobre la piel. En general, su acción no es tan intensa y rápida como la de los analgésicos de síntesis química o a base de sustancias puras. Sin embargo, los efectos de las plantas son más duraderos y en general, tienen menos efectos indeseables. 

 

La neuralgia es un tipo especial de dolor, caracterizado por ser intenso, intermitente y localizado en el trayecto de un nervio. El tratamiento fitoterápico aporta especialmente una acción preventiva. 

 

Plantas para combatirlo;

 

Naranjo; Antiespasmódico y sedante. Útil contra las jaquecas. Infusión de hojas y/o flores.

 

Cicuta; Analgésica y anestésica local para dolores intratables. Polvo de frutos secos disueltos en agua, pomada. 

 

Lúpulo; Calma el dolor de estómago y las neuralgias. Compresas calientes con la infusión de conos, cataplasmas calientes con los conos (inflorescencias)

 

Beleño negro; Analgésico en caso de gota, ciática y neuralgias. Cataplasma de hojas machacadas, ungüento.

 

Adormidera; Analgésica potente, narcótica. Decocción de cápsulas maduras. 

 

Pasionaria; Antiespasmódica, calma dolores cólicos y neuralgias. Infusión de hojas y flores. 

 

Valeriana; Analgésica en dolores de ciática y neuralgia. Infusión, maceración, compresas de decocción de raíz. 

 

Verbena; Analgésica en dolores reumáticos y neuralgias. Infusón o decocción, compresas y cataplasmas. 

 

Ulmaria; Analgésica y antiinflamatoria en dolores osteomusculares y neuralgias. Infusión y compresas. 

 

 

Hiedra; Analgésica en neuralgias y dolores reumáticos. Compesas, baños y cataplasmas con las hojas. 


Comparte este artículo